¿Cuál es la inteligencia artificial más avanzada en la actualidad?

  • En 2015, Hanson Robotics lo presentó al mundo como el robot más inteligente hasta el momento. Siete años después de este suceso, ¿sigue siendo el androide más avanzado? El especialista en tecnología Andrés Bustamante Valenzuela comparte sus impresiones.

El mundo de la ciencia ficción nos ha presentado en muchas ocasiones cómo serían los robots humanoides. Ejemplos hay muchos, como la sirvienta Robotina de Los Supersónicos, o los temibles androides de Yo Robot.

Máquinas reactivas

Entre los tipos de inteligencia artificial, las máquinas reactivas son las más sencillas y antiguas que se conocen. Es un modelo introductorio y tiene una capacidad mucho más limitada que los modelos presentados hasta ahora. Su función es bastante simple: reproducir el comportamiento humano cuando es estimulado, es decir, solo una acción reactiva.

Debido a que no tienen memoria, estas máquinas no tienen la capacidad de aprender y administrar una base de datos interna para ejecutar lo que absorben. Por lo tanto, solo tienen un rol de respuesta, es decir, están automatizados para reaccionar ante alguna acción. Esta limitación, sin embargo, no impide que sean útiles en varios textos, aunque poco a poco van quedando obsoletos.

¿Cuál es la IA más avanzada del mundo?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta: el campo de la IA avanza tan rápido que sería casi imposible identificar un solo momento como el más avanzado.

En los años 50 nació una rama de la Inteligencia Artificial enfocada en crear máquinas que pudieran pensar y actuar como humanos.

Máquinas reactivas

Los tipos más básicos de sistemas de IA son puramente reactivos. Carecen de la capacidad de formar recuerdos. Tampoco pueden usar experiencias pasadas para basar la toma de decisiones actual.

Deep Blue fue una supercomputadora creada por IBM. Pudo derrotar al gran maestro internacional Garry Kasparov en ajedrez. Ocurrió a fines de la década de 1990 y es el ejemplo perfecto de este tipo de máquinas.

– Hiperautomatización de procesos

En 2022, la inteligencia artificial seguirá siendo un elemento clave para la automatización de los procesos de negocio. Dentro de las líneas de producción, tecnologías como la visión artificial o la visión por computadora acelerarán en gran medida las tareas de control de calidad de materias primas, productos terminados y semielaborados.

Estas herramientas también participan en el monitoreo permanente de variables relacionadas con el estado y funcionamiento de los equipos. Por lo tanto, los datos se recopilan sin la necesidad de que los operadores realicen controles continuos en el sitio.