Prueba de humo: ¿Está tu proyecto a punto?

En el mundo del desarrollo de software, las pruebas son fundamentales para garantizar que un producto cumpla con los requisitos y funcionalidades esperadas. Una de las pruebas más comunes y útiles es la prueba de humo, también conocida como «smoke test». En este artículo, descubrirás qué es una prueba de humo, cómo se realiza y por qué es tan importante en el proceso de desarrollo.

Una prueba de humo es una forma rápida y superficial de verificar que las principales funcionalidades de un software funcionen correctamente después de una implementación o actualización. Se trata de una prueba inicial que se realiza antes de adentrarse en pruebas más exhaustivas. Su objetivo principal es detectar problemas graves o errores que puedan impedir el correcto funcionamiento del software.

Para realizar una prueba de humo, se seleccionan los casos de prueba más importantes y se ejecutan de manera superficial para verificar que los componentes básicos del software estén operativos. Esta prueba suele ser automatizada y se enfoca en probar las funciones principales del sistema, como el inicio de sesión, la navegación básica y las operaciones principales.

Realizar una prueba de humo tiene varios beneficios significativos. En primer lugar, permite identificar rápidamente problemas graves o errores que podrían afectar al funcionamiento general del software. Esto ayuda a reducir el tiempo y los recursos necesarios para solucionar estos problemas en etapas posteriores del desarrollo. Además, al realizar pruebas de humo de manera regular, se puede garantizar que el software se mantenga estable y funcional a medida que se introducen cambios y actualizaciones.

Si no se realiza una prueba de humo, existe el riesgo de que problemas graves pasen desapercibidos hasta etapas posteriores del desarrollo. Esto puede llevar a retrasos en el proyecto, costos adicionales y, en última instancia, a un producto final que no cumple con los requisitos y expectativas del cliente. Por lo tanto, realizar una prueba de humo es esencial para garantizar la calidad y confiabilidad del software.

La prueba de humo es una herramienta fundamental en el proceso de desarrollo de software. Permite identificar rápidamente problemas graves y garantizar que el software cumpla con los requisitos y funcionalidades esperadas. Realizar pruebas de humo de manera regular puede ayudar a reducir el tiempo y los recursos necesarios para solucionar problemas, así como garantizar la estabilidad y funcionalidad del software. No subestimes el poder de una prueba de humo en tu proceso de desarrollo.

¿Qué es una prueba de humo?

Una prueba de humo, también conocida como «smoke test» en inglés, es una prueba inicial que se realiza en un software o sistema para verificar su funcionamiento básico. Es una prueba superficial que busca detectar errores o fallas graves de forma rápida y sencilla. Es como encender un dispositivo electrónico para comprobar que se enciende y funciona correctamente.

En términos más técnicos, una prueba de humo consiste en ejecutar un conjunto de casos de prueba mínimos que cubren las funciones esenciales del sistema. Estos casos de prueba suelen ser simples y no exploran todas las funcionalidades a fondo, sino que se centran en verificar que el software se inicie y responda adecuadamente.

Una prueba de humo es una forma rápida y superficial de verificar que un software o sistema funcione básicamente antes de realizar pruebas más exhaustivas.

¿Cuál es el objetivo de realizar una prueba de humo?

El objetivo principal de realizar una prueba de humo es detectar errores o fallas graves en un software o sistema de forma temprana. Al ejecutar una prueba de humo, se busca asegurarse de que el software se inicie correctamente, que se pueda acceder a las funciones básicas y que no haya problemas graves que impidan su funcionamiento.

Además, otra meta de la prueba de humo es ahorrar tiempo y recursos. Al detectar errores graves en las primeras etapas del proceso de desarrollo o implementación, se evita invertir tiempo y esfuerzo en pruebas más detalladas o en la corrección de errores que podrían haberse evitado desde el principio.

El objetivo de realizar una prueba de humo es detectar errores graves de forma temprana y ahorrar tiempo y recursos en el proceso de desarrollo o implementación de un software o sistema.

¿Cómo se realiza una prueba de humo?

La realización de una prueba de humo implica seguir algunos pasos básicos. A continuación, se presenta una lista de los pasos comunes para realizar una prueba de humo:

  • Identificar las funciones esenciales del software o sistema que se deben probar.
  • Crear casos de prueba simples que cubran estas funciones esenciales.
  • Ejecutar los casos de prueba en el software o sistema.
  • Verificar que el software o sistema se inicie correctamente.
  • Comprobar que se pueda acceder y utilizar las funciones básicas.
  • Registrar cualquier error o falla grave detectada durante la prueba.

Es importante tener en cuenta que una prueba de humo no busca explorar todas las funcionalidades del software o sistema en detalle, sino que se centra en verificar su funcionamiento básico y detectar errores graves.

Una prueba de humo se realiza identificando las funciones esenciales, creando casos de prueba simples, ejecutando los casos de prueba y verificando el funcionamiento básico del software o sistema.

¿Cuál es el objetivo de realizar una prueba de humo?

El objetivo principal de realizar una prueba de humo es verificar rápidamente si una nueva versión de software o un sistema recientemente construido puede funcionar correctamente en su nivel más básico. Es decir, se busca asegurarse de que los componentes principales del software estén en funcionamiento y no haya errores críticos que impidan su correcto desempeño.

Al realizar una prueba de humo, se busca comprobar que las funcionalidades esenciales del software estén disponibles y que no haya problemas graves que afecten su estabilidad. Esta prueba se realiza antes de llevar a cabo pruebas más exhaustivas, como las pruebas de regresión o pruebas de aceptación, y sirve como una forma rápida de detectar problemas importantes en etapas tempranas del desarrollo.

El objetivo de una prueba de humo es brindar una evaluación inicial de la calidad y estabilidad del software, permitiendo identificar y solucionar problemas críticos antes de avanzar a etapas más avanzadas de pruebas.

¿Cómo se realiza una prueba de humo?

La realización de una prueba de humo implica ejecutar una serie de pasos básicos para verificar el funcionamiento esencial del software. A continuación, se presenta un ejemplo de cómo se podría realizar una prueba de humo:

  • Verificar que el software se instale correctamente sin errores.
  • Abrir la aplicación y asegurarse de que se inicie correctamente.
  • Probar las funcionalidades básicas del software, como iniciar sesión, navegar por las diferentes pantallas y realizar acciones fundamentales.
  • Verificar que no haya errores o problemas graves durante el uso del software.

Es importante destacar que la prueba de humo no pretende abarcar todas las funcionalidades del software, sino que se centra en las características principales y esenciales. Su objetivo es proporcionar una evaluación inicial del software y detectar problemas graves antes de avanzar a pruebas más exhaustivas.

¿Cómo se realiza una prueba de humo?

Realizar una prueba de humo es un proceso relativamente sencillo y rápido. A continuación, te explicaré los pasos principales para llevar a cabo esta prueba:

  • Identificar las funciones clave: Lo primero que debes hacer es identificar las funciones principales o críticas de la aplicación o sistema que deseas probar. Estas funciones son aquellas que, si fallan, afectarían de manera significativa el funcionamiento del sistema en su totalidad.
  • Crear casos de prueba básicos: Una vez identificadas las funciones clave, es necesario crear casos de prueba básicos que cubran dichas funciones. Estos casos de prueba deben ser simples y rápidos de ejecutar, ya que el objetivo de la prueba de humo es verificar que las funciones principales estén disponibles y funcionando correctamente.
  • Ejecutar los casos de prueba: Una vez que hayas creado los casos de prueba básicos, es hora de ejecutarlos. Durante esta fase, debes asegurarte de seguir los pasos establecidos en cada caso de prueba y verificar que las funciones clave se comporten como se espera.
  • Registrar los resultados: Es importante llevar un registro de los resultados obtenidos durante la ejecución de la prueba de humo. Puedes utilizar una hoja de cálculo o cualquier otra herramienta de registro que te resulte cómoda. De esta manera, podrás tener un historial de las pruebas realizadas y los resultados obtenidos.
  • Analizar los resultados: Una vez finalizada la ejecución de la prueba de humo, es momento de analizar los resultados obtenidos. Si todas las funciones clave pasaron la prueba sin problemas, puedes considerar que la prueba de humo fue exitosa. Sin embargo, si alguna de las funciones clave falló, será necesario investigar y solucionar el problema antes de continuar con pruebas más exhaustivas.

Asegúrate de realizar la prueba de humo en un entorno controlado y similar al entorno de producción. Esto te permitirá tener una mayor confianza en los resultados obtenidos. Recuerda que la prueba de humo no reemplaza pruebas más exhaustivas, como las pruebas de regresión o las pruebas de integración, pero es una excelente manera de identificar problemas graves de manera rápida y eficiente.

En el siguiente apartado, te hablaré sobre la importancia de realizar una prueba de humo.

Importancia de realizar una prueba de humo

Realizar una prueba de humo es de vital importancia en el proceso de desarrollo y lanzamiento de software. Esta prueba inicial, también conocida como «smoke test», permite detectar de manera rápida y eficiente posibles fallas o problemas en el sistema.

Para comprender la importancia de esta prueba, es necesario entender que el objetivo principal es verificar que la aplicación o software funcione correctamente en su estado inicial. Es decir, se busca comprobar que el software pueda ejecutarse sin errores graves y que las funcionalidades básicas estén operativas.

A continuación, se presentan algunos beneficios clave de realizar una prueba de humo:

  • Identificar problemas tempranos: La prueba de humo permite detectar rápidamente cualquier problema o error importante que pueda afectar el funcionamiento básico del software. Esto evita que se continúe con el desarrollo o lanzamiento de una aplicación que tiene fallas graves.
  • Ahorro de tiempo y recursos: Al detectar y solucionar problemas en una etapa temprana del proceso, se evita la propagación de errores a lo largo del desarrollo. Esto resulta en un ahorro significativo de tiempo y recursos, ya que se evita tener que corregir problemas más complejos y costosos en etapas posteriores.
  • Mejora de la calidad: Realizar una prueba de humo permite garantizar que el software cumpla con los requisitos básicos de funcionamiento y que las funcionalidades principales estén operativas. Esto contribuye a mejorar la calidad general del producto final.

Si no se realiza una prueba de humo, se corre el riesgo de lanzar una aplicación o software con problemas graves que pueden afectar la experiencia del usuario y la reputación de la empresa. Además, si estos problemas se descubren en etapas avanzadas del desarrollo, pueden ser más difíciles y costosos de solucionar.

La prueba de humo es un paso fundamental en el proceso de desarrollo de software. Permite identificar problemas tempranos, ahorrar tiempo y recursos, y mejorar la calidad del producto final. No realizar una prueba de humo puede tener consecuencias negativas tanto para la empresa como para los usuarios finales.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se debe realizar una prueba de humo?

La prueba de humo debe realizarse en las etapas iniciales del proceso de desarrollo, antes de continuar con pruebas más exhaustivas. Idealmente, se debe realizar después de que se haya completado una funcionalidad básica del software.

¿Qué se verifica en una prueba de humo?

En una prueba de humo se verifica que el software pueda ejecutarse sin errores graves y que las funcionalidades básicas estén operativas. Se busca identificar problemas que puedan afectar el funcionamiento básico del software.

¿Cuál es la diferencia entre una prueba de humo y una prueba de regresión?

La prueba de humo se enfoca en verificar el funcionamiento básico del software, mientras que la prueba de regresión se realiza para verificar que los cambios realizados en el software no hayan introducido nuevos errores o problemas en funcionalidades previamente funcionales.

¿Qué herramientas se pueden utilizar para realizar una prueba de humo?

Existen diversas herramientas disponibles para realizar pruebas de humo, como Selenium, Cucumber, JUnit, entre otras. La elección de la herramienta dependerá de los requisitos y características específicas del proyecto.

¿Cuáles son los beneficios de realizar una prueba de humo?

Realizar una prueba de humo en el proceso de desarrollo de software puede traer varios beneficios. Estos son algunos de los más destacados:

  • Detección temprana de problemas: Una prueba de humo permite identificar rápidamente cualquier problema o error en el software. Esto evita que los errores se propaguen y se conviertan en problemas más graves.
  • Ahorro de tiempo y recursos: Al detectar problemas de forma temprana, se evita la necesidad de realizar correcciones costosas y demoradas en etapas posteriores del desarrollo.
  • Mejora de la calidad: Realizar pruebas de humo de manera regular ayuda a garantizar que el software cumpla con los estándares de calidad establecidos. Esto se traduce en un producto final más confiable y satisfactorio para los usuarios.
  • Identificación de riesgos: La prueba de humo también permite identificar posibles riesgos o vulnerabilidades en el software. Esto brinda la oportunidad de tomar medidas para mitigar estos riesgos antes de que se conviertan en problemas reales.

Realizar una prueba de humo en el proceso de desarrollo de software ofrece beneficios claros en términos de detección temprana de problemas, ahorro de tiempo y recursos, mejora de la calidad y la identificación de riesgos.

¿Qué sucede si no se realiza una prueba de humo?

Realizar una prueba de humo es fundamental para garantizar la estabilidad y el correcto funcionamiento de un sistema o software. Si no se realiza esta prueba, pueden surgir una serie de consecuencias negativas que pueden afectar tanto a los usuarios como a la empresa o equipo de desarrollo. A continuación, se detallan algunas de las posibles situaciones que pueden ocurrir si no se realiza una prueba de humo:

  • Fallos graves en el sistema: Si no se lleva a cabo una prueba de humo, es posible que se pasen por alto errores o fallos graves en el sistema. Estos fallos pueden afectar la funcionalidad del sistema, provocar la pérdida de datos o incluso causar daños en el hardware o software.
  • Baja calidad del producto: La ausencia de una prueba de humo puede llevar a la entrega de un producto de baja calidad. Esto puede perjudicar la reputación de la empresa y generar insatisfacción en los usuarios.
  • Pérdida de tiempo y recursos: Si no se realiza una prueba de humo, es probable que se deba invertir más tiempo y recursos en la detección y corrección de errores. Esto puede retrasar el lanzamiento del producto y generar costos adicionales.
  • Mayor probabilidad de fallos en producción: Sin una prueba de humo, es más probable que se presenten fallos en producción. Estos fallos pueden afectar a los usuarios finales, generando frustración y pérdida de confianza en el sistema o producto.

No realizar una prueba de humo puede tener consecuencias graves tanto para los usuarios como para la empresa. Es fundamental realizar esta prueba para detectar y corregir posibles fallos antes de que el sistema o software sea lanzado al mercado.

Conclusión

Realizar una prueba de humo es fundamental para asegurar la estabilidad y funcionalidad básica de un sistema antes de someterlo a pruebas más exhaustivas. Esta práctica permite detectar posibles errores o fallas graves que podrían afectar el correcto funcionamiento del software.

Al realizar una prueba de humo, se pueden identificar problemas a tiempo y corregirlos antes de que se conviertan en situaciones más críticas y costosas de resolver. Además, esta técnica ayuda a mejorar la calidad del producto final y aumenta la confianza de los usuarios en el sistema.

Es importante recordar que una prueba de humo no reemplaza otras pruebas más detalladas y específicas, como las pruebas de regresión o las pruebas de rendimiento. Sin embargo, constituye un primer filtro que permite descartar posibles problemas graves antes de avanzar en el proceso de pruebas.

Para garantizar el éxito de una prueba de humo, es esencial contar con un plan de pruebas adecuado y definir los casos de prueba relevantes. Además, es recomendable utilizar herramientas automatizadas que faciliten la ejecución y el análisis de los resultados.

Realizar una prueba de humo es una práctica esencial en el desarrollo de software. No solo ayuda a detectar problemas temprano, sino que también contribuye a mejorar la calidad del producto final. ¡No te saltes esta importante etapa en el proceso de pruebas!

Ahora que conoces la importancia de realizar una prueba de humo, te invitamos a implementar esta técnica en tus proyectos de desarrollo de software. Recuerda que realizar esta prueba te permitirá identificar problemas temprano y asegurar la estabilidad y funcionalidad básica del sistema. No dejes pasar por alto esta valiosa herramienta para mejorar la calidad de tu software.

Preguntas frecuentes

A continuación, responderemos algunas preguntas frecuentes relacionadas con las pruebas de humo:

¿Cuándo se debe realizar una prueba de humo?

Una prueba de humo debe realizarse antes de llevar a cabo pruebas más exhaustivas. Es recomendable realizarla cuando se ha completado una etapa importante del desarrollo o cuando se ha implementado una nueva funcionalidad en el software. También se puede realizar de forma periódica para asegurar que el sistema sigue funcionando correctamente.

¿Qué se verifica en una prueba de humo?

En una prueba de humo, se verifica que las funcionalidades básicas del sistema estén operativas y que no haya errores graves que impidan su correcto funcionamiento. Se suelen probar las características más utilizadas del software para asegurar que están disponibles y funcionando correctamente.

¿Cuál es la diferencia entre una prueba de humo y una prueba de regresión?

La diferencia principal entre una prueba de humo y una prueba de regresión radica en su alcance y objetivo. Mientras que una prueba de humo se enfoca en verificar las funcionalidades básicas del sistema, una prueba de regresión se realiza para asegurar que las modificaciones o actualizaciones no hayan introducido errores en funcionalidades previamente funcionales.

¿Qué herramientas se pueden utilizar para realizar una prueba de humo?

Existen diversas herramientas disponibles para realizar pruebas de humo, algunas de las más populares son:

  • Selenium: Una herramienta de automatización de pruebas que permite simular la interacción de un usuario con un navegador web.
  • Jenkins: Una herramienta de integración continua que permite automatizar y ejecutar pruebas de humo de forma regular.
  • Postman: Una herramienta que permite realizar pruebas de API, incluyendo pruebas de humo.
  • JUnit: Un framework de pruebas para Java que puede utilizarse para realizar pruebas de humo.

Estas son solo algunas de las herramientas disponibles, y la elección dependerá de los requisitos específicos del proyecto y las preferencias del equipo de desarrollo.

¿Cuándo se debe realizar una prueba de humo?

Realizar una prueba de humo es una parte fundamental del proceso de desarrollo de software. Se debe llevar a cabo en diferentes momentos del ciclo de vida del software para garantizar que todo funcione correctamente y que no haya errores críticos que puedan afectar el funcionamiento del sistema.

La prueba de humo se debe realizar en los siguientes casos:

  • Después de una actualización o modificación importante en el software. Esto asegura que las nuevas funcionalidades o cambios no hayan introducido errores que puedan afectar la estabilidad del sistema.
  • Antes de una implementación o puesta en producción. Es esencial realizar una prueba de humo para asegurarse de que el software funcionará correctamente en el entorno de producción y no causará problemas en el sistema.
  • Después de la integración de diferentes componentes o módulos del software. Esto permite identificar problemas de compatibilidad o errores que puedan surgir cuando los diferentes módulos se unen.

La prueba de humo se debe realizar en momentos clave del ciclo de vida del software para garantizar que no haya errores críticos que puedan afectar el funcionamiento del sistema. Es una forma de asegurarse de que el software cumple con los requisitos y está listo para ser utilizado en producción.

Continúa leyendo para conocer más sobre la importancia de realizar una prueba de humo.

¿Qué se verifica en una prueba de humo?

En una prueba de humo se verifica que las funcionalidades más importantes de un sistema o una aplicación estén funcionando correctamente. El objetivo principal es asegurarse de que el sistema no tenga problemas graves o errores que impidan su correcto funcionamiento.

En una prueba de humo, se pueden verificar diferentes aspectos, como:

  • Instalación y configuración: Se verifica que el sistema se pueda instalar correctamente y que todas las configuraciones necesarias se realicen de manera adecuada.
  • Acceso y autenticación: Se verifica que los usuarios puedan acceder al sistema de manera correcta y que la autenticación funcione adecuadamente.
  • Funcionalidades principales: Se verifica que las funcionalidades principales de la aplicación o sistema estén disponibles y funcionen correctamente. Esto puede incluir acciones como registrar usuarios, realizar búsquedas, realizar transacciones, entre otras.
  • Integraciones: En caso de que el sistema se integre con otros sistemas o servicios, se verifica que estas integraciones funcionen de manera correcta.
  • Flujos de trabajo: Se verifica que los flujos de trabajo principales funcionen adecuadamente y que no haya problemas en el proceso de paso a paso.

En general, se busca asegurarse de que las funcionalidades más críticas del sistema estén operativas y que no haya problemas o errores graves que impidan su correcto funcionamiento. Es importante destacar que una prueba de humo no busca probar todas las funcionalidades en detalle, sino más bien asegurarse de que lo más importante esté en buen estado.

¿Cuál es la diferencia entre una prueba de humo y una prueba de regresión?

Una de las dudas más comunes que surgen al hablar de pruebas de software es la diferencia entre una prueba de humo y una prueba de regresión. Aunque ambos tipos de pruebas son importantes en el proceso de aseguramiento de la calidad, tienen objetivos y enfoques diferentes.

Una prueba de humo es una prueba rápida y superficial que se realiza para verificar si una nueva funcionalidad o cambio introducido en el software funciona correctamente y no provoca errores graves. Esta prueba se realiza antes de realizar pruebas más exhaustivas y tiene como objetivo principal detectar problemas evidentes que puedan afectar el funcionamiento básico del sistema.

Por otro lado, una prueba de regresión se realiza para asegurarse de que las funcionalidades existentes previamente en el software no se ven afectadas por los cambios o nuevas incorporaciones realizadas. Esta prueba se lleva a cabo después de realizar modificaciones en el software y tiene como objetivo principal garantizar que las funcionalidades ya existentes siguen funcionando correctamente.

La principal diferencia entre una prueba de humo y una prueba de regresión radica en su enfoque y objetivo. Mientras que una prueba de humo se enfoca en detectar problemas evidentes en nuevas funcionalidades o cambios, una prueba de regresión se enfoca en garantizar que las funcionalidades ya existentes no se ven afectadas por los cambios realizados.

  • La prueba de humo es rápida y superficial, mientras que la prueba de regresión es más exhaustiva y detallada.
  • La prueba de humo se realiza antes de realizar pruebas más exhaustivas, mientras que la prueba de regresión se realiza después de realizar cambios en el software.
  • El objetivo de la prueba de humo es detectar problemas evidentes, mientras que el objetivo de la prueba de regresión es garantizar la integridad de las funcionalidades existentes.

Tanto la prueba de humo como la prueba de regresión son importantes en el proceso de aseguramiento de la calidad del software. La prueba de humo nos ayuda a identificar problemas graves antes de realizar pruebas más detalladas, mientras que la prueba de regresión nos asegura que las funcionalidades existentes siguen funcionando correctamente después de realizar cambios en el software. Ambos tipos de pruebas son necesarios para garantizar un software de calidad y sin errores.

¿Qué herramientas se pueden utilizar para realizar una prueba de humo?

Realizar una prueba de humo puede ser una tarea compleja, especialmente si se realiza manualmente. Sin embargo, existen varias herramientas que pueden facilitar y agilizar este proceso. A continuación, se presentan algunas de las herramientas más comunes utilizadas para realizar pruebas de humo:

  • JUnit: Esta es una herramienta de prueba de unidad ampliamente utilizada en el desarrollo de software en Java. JUnit permite a los desarrolladores escribir y ejecutar pruebas automatizadas de forma rápida y sencilla.
  • Selenium: Selenium es una herramienta de automatización de pruebas de software que se utiliza principalmente para probar aplicaciones web. Permite a los testers grabar y reproducir acciones, generar scripts de prueba y ejecutar pruebas en diferentes navegadores.
  • Postman: Postman es una herramienta popular para probar y depurar APIs. Permite a los testers enviar solicitudes HTTP, realizar pruebas de carga, probar la autenticación y realizar pruebas de humo en las APIs.
  • Jenkins: Jenkins es una herramienta de automatización de integración continua que se puede utilizar para ejecutar pruebas de humo automáticamente después de cada compilación. Permite a los equipos de desarrollo y pruebas asegurarse de que no hay problemas graves en el software antes de lanzarlo.

Además de estas herramientas, también existen otras opciones como TestNG, SoapUI, Cucumber, entre otras, que pueden adaptarse a las necesidades específicas de cada proyecto y equipo de desarrollo.

Es importante destacar que la elección de la herramienta adecuada dependerá del tipo de aplicación que se esté probando, así como de los recursos y habilidades disponibles en el equipo de pruebas. Es recomendable investigar y evaluar diferentes opciones antes de seleccionar la herramienta más adecuada para el proyecto.

Realizar pruebas de humo utilizando herramientas adecuadas puede ayudar a automatizar y agilizar el proceso de prueba, permitiendo a los equipos de desarrollo y pruebas identificar rápidamente problemas graves en el software. Estas herramientas ofrecen una amplia gama de funcionalidades y características, lo que permite adaptarse a las necesidades específicas de cada proyecto.

Si estás interesado en mejorar la calidad de tus aplicaciones y optimizar el proceso de pruebas, te recomendamos explorar las diferentes herramientas disponibles y considerar su implementación en tu flujo de trabajo.

Deja un comentario