¿Cómo se mide la inteligencia artificial?

Con la pandemia, la importancia de la experiencia del usuario ha aumentado exponencialmente. Lo que antes se reducía a dar un buen servicio en las tiendas, se ha trasladado al mundo online donde es fundamental ofrecer una buena atención al cliente, ya que la evolución de los hábitos de compra para el mundo online ha llegado para quedarse. Según un estudio de IEBS, el 83,7% de los internautas españoles afirma que la pandemia les ha llevado a utilizar más Internet para comprar frente al comercio tradicional y el último informe de Oliver Wyman concluye que esta tendencia debería continuar, incluso durante las rebajas actuales temporada para grandes grupos textiles y plataformas digitales.

Los datos muestran que la experiencia de usuario es fundamental para aumentar las ventas y el crecimiento de las empresas. Para mejorar y brindar un excelente servicio, es necesario conocer el punto de partida y es aquí, en la medición de esa experiencia, que entra en juego la Inteligencia Artificial (IA), que puede ser aplicada en cada uno de los puntos de interacción entre marca y cliente que son cada vez más medibles, generando datos de mayor calidad y complejidad.

Primeros resultados tras evaluar la comunicación clara

El objetivo de Clara es ayudar a facilitar una comunicación sencilla, clara y transparente. El asistente evalúa automáticamente la claridad de los textos y, en un primer análisis, revisa los indicadores individualmente y da consejos para mejorarlos.

Para evaluar a Clara se seleccionaron 300 textos de páginas web: principalmente de administraciones y organismos públicos (168), pero también de empresas (81), universidades (27), redes sociales (19) y organismos internacionales ( 7).

Tecnologías maduras frente a innovadoras

Medir el valor comercial de cualquier iniciativa o tecnología no siempre es un cálculo lineal. Ciertamente, la IA no es una excepción, especialmente cuando se tienen en cuenta los grados de madurez y el potencial. Las variables probadas y predictivas como la extracción de datos, el ahorro de costos y la capacitación, la inversión y la capacidad de facilitar nuevos usos influyen en las decisiones cuando se trata de un ROI aceptable, pero es importante confiar en la tecnología sin importar cuán nueva o establecida sea.

Algunos casos de uso están en un alto nivel de madurez, dice Chris Mattman, director de tecnología e innovación en NASA JPL. “También tenemos los procesos de mandrinado de todas las empresas. Así que automatizamos muchas cosas, como el procesamiento de tickets, la obtención y extracción de datos y la revisión de contratos y subcontratos”.